Salud

Sólo con el empeño por atender hasta el mínimo pormenor del proceso, se consiguen jamones ibéricos que, además de un placer extraordinario para los paladares más exigentes, constituyen una fuente de beneficios para la salud gracias a su aporte de antioxidantes, proteínas y minerales, al que hemos de añadir su bajo contenido en grasas, y como no, su papel positivo en la lucha contra el colesterol.